Días de calor en Córdoba | TONI BLANCO

El 1 de junio empezó el verano meteoclimatológico. Con él llegaron las predicciones estacionales que, en sus distintas versiones -según la agencia meteorológica o según qué portal meteorológico-, apuntaban a un verano por debajo de la media. Es decir, menos caluroso que lo que marcan los promedios del periodo 1981-2010. Esto es, el periodo de referencia más caluroso en Córdoba -y seguramente en España- desde que hay datos, a finales del siglo XIX. Hablando en plata: se compara mensual, trimestral y anualmente con un espacio de 30 años que destaca por ser cálido. En tres años entrará en vigor, seguramente, el nuevo periodo de referencia oficial, 1991-2020, que destrozará en calidez al de 1981-2010. Y que seguramente sumirá en la locura a cualquiera, sobre todo cuando confluyen términos como calentamiento global o variabilidad climática natural, una confluencia a la que habrá que acostumbrarse en los próximos años. Cuesta entender -y hacer entender- los hechos que ocurren o las previsiones que se lanzan. En primer lugar, que un verano por debajo de la media no implica que vaya a ser un verano fresco o sin episodios de calor extremo. En segundo lugar, que para clarificar cómo se están comportando las temperaturas no basta con sensaciones personales. O peor aún, elucubrar sin datos para comparar.

El calor extremo que no fue

Hace una semana, nuestra previsión apuntaba a dos hechos. El primero, la subida de temperaturas que se daría hasta el pasado domingo, hasta más allá de los 38 °C, como acabó ocurriendo. El segundo, una posibilidad que se esfumó a antes del fin de semana, la de alcanzar máximas de 44-45 °C: «el tiempo y la prudencia no obstante aún obligan a tomar muy en cuarentena estas predicciones, máxime cuando la advección se derivará de la posición final de una dana». La dana al final fue nada. Ni para calor extremo, para suerte de Córdoba, ni para refresco importante, por desgracia. No obstante, se llegó a máximas de 38-40 °C en el valle del Guadalquivir de Córdoba.

Ni mucho más fresco ni calor inaguantable: el verano sigue en la normalidad

El verano en Córdoba se ha propuesto seguir la línea de las predicciones estacionales, aunque transcurridos 40 días (falta aún más de la mitad) se mantiene en la más absoluta normalidad, más allá de sensaciones y de comparaciones con los veranos anteriores que solo sirven de consuelo. Los datos son claros. Junio fue exactamente igual a la media. Los primeros 10 días de julio (26.4 °C), únicamente 0.3 °C por debajo de la media para esos 10 días, que es de 26.7 °C -no se pueden comparar 10 días con la media de referencia de todo el mes-. Y otro dato. Si recuerdan los primeros 10 días de julio de 2017 -justo antes de llegar, días después, a 46.9 °C-, quizás no sepan que fueron solo una décima más calurosos en promedio que los de 2018. El 6 de julio de 2017 hasta llegó a llover. Por suerte este año no vienen los 46 °C. Pero no olviden esto: climatológicamente, lo peor suele darse a finales de julio y principios de agosto. Además, en agosto, las noches suelen ser peores que en julio.

Los primeros 10 días de julio, ligeramente por debajo de la media

Leve descenso de temperaturas hasta el viernes

Abandonamos la cercanía a los 40 °C en Córdoba capital para bajar, hasta el viernes -cuando se cumple un año de los 46.9 °C en Córdoba Aeropuerto y de los 47.3 °C en Montoro-Vega de Armijo-, unos 4 °C. Unas máximas que seguirán por encima de 35-36 °C y unas mínimas que perderán también algunos grados, por lo que las noches seguirán sin dar demasiados problemas, por debajo de los 20 °C. Estas temperaturas serán algo más agradables incluso en el resto de la provincia. De la lluvia ni rastro -cuidado: pese a ser el mes más seco del año en promedio, ha llovido en 25 de los últimos 58 meses de julio-.

Seguiría la normalidad hasta final de mes

No se aprecian, de momento, grandes estridencias calóricas en las temperaturas hasta el día 25. Sin embargo, teniendo en cuenta recientes precedentes en los modelos meteorológicos, habría que tener cuidado. Leves cambios producen grandes efectos. Ya saben, el efecto mariposa.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest