Lance de un choque del CBM en el Nacional.
Lance de un choque del CBM en el Nacional.

El Cajasur CBM finalizó su aventura en la fase final del Campeonato de España cadete firmando una meritoria séptima plaza. Los granates no pudieron acceder a semifinales tras cosechar un empate y dos derrotas en su grupo, que al final resultó ser el más duro, ya que ambos finalistas fueron rivales del cuadro adiestrado por Carlos Trigo. De esta manera, el equipo cierra la temporada con la liga provincial, el campeonato de Andalucía, la victoria en el Intersector Nacional y un séptimo lugar final, que da buena cuenta del potencial de la generación cajista del 2002.

Los cordobeses arrancaron la competición ante el Base Villaverde empatando a 21 tantos, con gol madrileño en el último segundo y precedido por una flagrante falta en ataque no señalada a una de las escuadras organizadoras. Al día siguiente, el Cajasur se jugaba buena parte de sus aspiraciones ante el Ikasa Madrid, que demostró su gran potencial venciendo por 42-38 en un partido en el que los granates lucharon hasta la extenuación, ya sin la actuación de uno de sus pilares, un Javier Erice que sólo pudo jugar el primer partido por lesión. Para la última jornada quedaban algunas opciones de clasificación, pero la derrota sin paliativos ante el Granollers por 39-27 dejó a los cordobeses con la séptima plaza final. Precisamente el Ikasa Madrid se proclamó campeón tras deshacerse del Granollers en la lucha por el oro.

La plantilla de Carlos Trigo cierra de esta manera su etapa cadete y afrontará la próxima temporada su primer año como juvenil, estando siempre instalada en la élite nacional durante todo su ciclo de formación.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest