Ensayo de la ópera Carmen | TONI BLANCO
Ensayo de la ópera Carmen | TONI BLANCO

En su libreto, Georges Bizet hacía llamar Carmencita a Carmen. Un diminutivo de aparente tono cariñoso que escondía sin disimulo toda la retranca y descaro que se gasta la propia protagonista de la ópera a la que da nombre. Una mujer libre que se mueve en el mundo hostil de los hombres -y hombres de uniforme, además- a principios del siglo XIX, cuando el más remoto concepto de feminismo apenas si se imaginaba.

Como el sesgo cariñoso de Carmencita, una pátina de amable costumbrismo cubrió la escenografía de la ópera que anoche se disfrutó en el Gran Teatro de Córdoba: faldas largas, corpiños, sombreros cordobeses de ala ancha, alpargatas, sillas de enea… La dosis suficiente de tradición para que Carmen, encarnada por la mezzosoprano María José Montiel, tumbe con su personalidad indomable unos muros decimonónicos que aún perduran en el siglo XXI.

Leaderboard-02-post-ciudadcultural – Periódica IMAE – IMAE

La presentación de Carmen en el escenario fue toda una declaración de intenciones de esta coproducción entre el Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE) -dirección musical- y el Teatro Villamarta de Jerez, en la dirección escénica. El Coro de las Cigarreras, prologan la aparición de la protagonista que se contonea entre dos militares mientras se percata de las pasiones que levanta en don José.

Y cuando María José Montiel aparece para cantar la Habanera -que hace décadas que se convirtió en uno de los himnos de la cultura popular- tras sonreír, acercarse y susurrar con sus compases a los hombres del lugar, dominará la escena para siempre poniéndose las medias al ritmo de las cuerdas de la orquesta.

La soprano cordobesa Auxiliadora Toledano y el barítono Javier Franco completan el elenco principal de una ópera que, además, incorpora una veintena de actores de figuración, cuatro bailarinas, la Orquesta de Córdoba, una banda interna y las voces del Coro de Ópera y la Escolanía Cajasur. Todos ellos protagonizan esta ópera de George Bizet basada en la obra de Prosper Mérimée que fue estrenada por primera vez en 1875 en París y que, desde entonces, hasta ahora, ha sido una de las tres obras más interpretadas en la historia de la ópera.

Un comentario

  • Hola, guest