Luis Sánchez Granados, catedrático de Química, es uno de los 236 científicos que este viernes se han desplegado por la ciudad para explicar a todos los que se han acercado a la Noche de los Investigadores sencillos secretos ligados con el conocimiento. En los Jardines del Duque de Rivas, sobre unas cajas de cartón, ha montado junto a dos compañeros una mesa de trabajo en la que explica las maravillas de los nuevos materiales de construcción. “Explicamos dos facetas, la de la autolimpieza y descontaminación mediombiental, por un lado; y la de la eficiencia energética por otra”, señala.

Así es la Noche Europea de los Investigadores de Córdoba, evento promovido por la Comisión Europea, coordinado en Andalucía por la Fundación Descubre y coorganizado por la Universidad de Córdoba (UCO), el Real Jardín Botánico y el Instituto de Estudios Sociales Avanzados del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Sánchez Granados utiliza materiales sencillos para mostrar las nuevas fórmulas en las que trabajan para que los edificios se limpien solos o bien las fachadas de los nuevos edificios de las ciudades puedan limpiar la atmósfera contaminante de los gases de los automóviles. “Usamos experimentos sencillos que son muy visuales y nos ayudan para hacer comprender las cosas. Por ejemplo, usamos dos peceras donde echamos el humo del tabaco para que se vaya acumulando. En una de las peceras introducimos material avanzado y veremos cómo a través de la fotoquímica ese material se come el humo, con lo cual uno entiende perfectamente cómo actuaría con la contaminación atmosférica.

A su lado, Álvaro Caballero, profesor de Química Inorgánica, usa materiales lo más simples posibles como limones, naranjas y monedas de cinco céntimos para tratar de explicar qué es una batería. “Intentamos trasladarles que una batería, una pila, no es algo tan complicado como podría parecer, sino que se puede fabricar y utilizar en casa con productos que tenemos normalmente”.

Muy cerca de allí pasea Lola Barrera con su hija y su sobrino. “Este tipo de iniciativas son muy interesantes. Por ejemplo, aquí mismo acabamos de ver cómo reacciona el betadine con determinados alimentos para ver que contienen almidón. Son ejemplos científicos con los que no estamos muy familiarizados y son muy interesantes”. Mientras su hija le reclama, Lola cuenta que los niños están encantados con este tipo de iniciativas, “que les permiten interactuar y participar en el experimento. Eso lo viven estupendamente”.

A esta quinta edición de La Noche de los Investigadores acuden 220 científicos de la Universidad de Córdoba, cinco del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA-CSIC) y once del Real Jardín Botánico.Esas cifras colocan a la edición de 2016 como la más representativa de los últimos años. En 2012, la edición inicial, acudieron a la convocatoria 44 investigadores; en 2013, 75; en 2014, 104, y en la edición de 2015, 156. Unas cifras al alza que la organización espera registrar igualmente en la participación de público, superando los 8.000 asistentes del año pasado.

La Noche Europea de los Investigadores es un evento promovido por la Comisión Europea y coordinado en Andalucía por la Fundación Descubre. La cita se celebra simultáneamente en las 8 provincias andaluzas, en las que por quinto año consecutivo 13 instituciones científicas cooperarán para acercar la ciencia a la ciudadanía. La Noche Europea de los Investigadores es un proyecto de divulgación científica dentro de las acciones Marie Sktodowska-Curie del programa Horizonte 2020, que tiene lugar simultáneamente en más de 300 ciudades europeas desde 2005.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest