Ollerías

Eran las cinco de la mañana de un sábado de junio de 2003 y nos pareció una buena idea ir a casa de Pablo...

Seat Málaga

  Los recuerdos, como las cucarachas, salen de los rincones más inesperados. El otro día recordé el olor del volante del Seat Málaga impregnado en...

Dinero

El dinero son dos dedos hundidos hasta la campanilla. Hay quien habla de dinero con la misma lascivia y viscosidad con la que habla...

La ballena blanca

  Hace unos años me presenté al casting de Supervivientes. No me cogieron. A cambio me hice cuenta en Twitter. Viene a ser lo mismo....

Piscina

Desde que voy a ser padre, me ha dado por observar a los hijos de los demás. Analizo cómo juegan, cómo se relacionan con...

Cabotaje

Era como un astronauta flotando en el vacío. Ingrávido en la eterna noche de las entrañas. Sin luz, todos los órganos son esponjas cubiertas...

La caseta del PSOE

Yo también bebo Cocacola en la clandestinidad. No vaya a ser qué. Entre el azúcar y el capitalismo, a veces, uno se siente el...

La mediocridad depende del contexto

Me descubro preocupado por lo que piense de mí gente a la que no conozco. Chúpate esa, Franz Kafka. Este mundo es una piscina...

Adiós, amigos

Una vez se me secó un cactus. Tales son mis descuidos y mis indescifrables abandonos. No soy un hombre constante en el afecto. La...

Cicatriz

“Si marcara un gol, ¿cómo lo celebraría?”, preguntaron a Antonio Luque, Sr. Chinarro. “Extrañado”, respondió. Como siempre fui portero, jamás celebré un gol. Al...