A principios del pasado mes de junio el alcalde, José Antonio Nieto, a preguntas de un oyente de la SER, anunció la anulación del concurso para la adjudicación del edificio de la Pérgola, situado en la Avenida de la República Argentina.  Acababa así un proceso de licitación a cuyo final había accedido únicamente la Unión Temporal de Empresas formada por Colaborativa y Zum Creativos (http://www.espaciocreativo.colaborativa.eu/blog/) tras superar la primera criba, que evaluaba la solidez del grupo empresarial.

Jóvenes ingenieros, diseñadores y arquitectos (léase también diseñadoras, ingenieras…) proponían un espacio de coworking que albergara distintas iniciativas comprometidas con la economía local, la sostenibilidad y el desarrollo cultural y cuyo elemento común sería la creatividad. Era (y es, no han renunciado al proyecto) una invitación y una incitación a los emprendedores que quieran compartir conocimientos, experiencias y, por qué no, costes. Consiguieron adhesiones de iniciativas similares de Europa y América, así como de empresas y profesionales de Córdoba y Andalucía. Economía creativa, con alto componente tecnológico y participativo, impulsada por emprendedores cordobeses… de manual.

Pues tras el enorme esfuerzo realizado y un año y medio después de iniciarse el proceso, aún no han recibido ninguna comunicación por parte del Ayuntamiento, ni de resolución, ni de anulación, ni de ningún otro tipo. Se tienen que conformar con las declaraciones que va haciendo el alcalde por aquí y por allí. Todo esto ha ocurrido sin que yo recuerde que ningún opinante mediático, partido político ni, por supuesto, organización empresarial, haya dicho esta boca es mía.

A principios de este mes de septiembre se presentó el proyecto del Mercado de la Victoria (http://www.mercadovictoria.com/), que ocupará la antigua caseta del Círculo de la Amistad (muy cerquita de La Pérgola) y un espacio de dimensión similar en su entorno. El proyecto consiste en un mercado de productos frescos (“templo de los productos frescos” le llaman) y una serie de bares- restaurantes. O en el orden contrario, el tiempo dirá. Sigue, según dicen, los ejemplos del mercado de San Miguel en Madrid y La Boquería en Barcelona. La presentación la protagonizó Alberto Rosales, representante de los empresarios cordobeses que participan en la iniciativa y vicepresidente de Hostecor, el alcalde, José Antonio Nieto, y Máximo Doval, gerente de Tonitra Sur. Vicente Amigo también andaba por allí. Rosales adelantó que el proyecto cuenta con el respaldo de la propia Hostecor y de Comercio Córdoba y que intentará mejorar la oferta gastronómica de la ciudad y las pernoctaciones. La noticia ha tenido amplio eco en todos los medios locales.

Córdoba no puede salir de donde está haciendo lo mismo que ya hace. Pernoctaciones, gasto por turista y día, ocupación hotelera, etcétera, ocupan obsesivamente el debate en una ciudad que pretende el imposible de salir de su posición segundona, con más del 30% de paro, a base de raciones de berenjenas fritas y salmorejo. Obviamente, el turístico es y será un sector importante en nuestra economía, pero es imposible que sea el vector fundamental de una ciudad de más de 300.000 habitantes, por razones cuantitativas y cualitativas, a no ser que asumamos la precariedad como parte de la identidad cordobesa. La ciudad necesita una economía diversa, conectada con el mundo, con protagonismo de sectores de más valor añadido, y especialmente necesita a sus jóvenes. Por eso es más grave este silencio de los que pueden hablar y esa displicencia de los que están obligados a garantizar las oportunidades de todos. Y porque una ciudad que apoya siempre a los poderosos y ningunea a los que no lo son no tiene futuro.

17 comentarios

  • Suscribo una por una tus lúcidas palabras, Ángel, sobre esas tristes diferencias (¿desigualdades, incluso?) que inclinan la balanza en nuestra ciudad. Sin embargo, si me permites, quisiera añadir una sensación: en aquella entrevista en Radio Córdoba, el alcalde justificó la anulación del concurso (comunicada en un programa de radio, nunca de manera oficial) porque no se fiaban de que la UTE no montase un bar en lugar del proyecto presentado. Esto me parece gravísimo: no solo se está rechazando un proyecto serio, sino que de paso está despreciando a dos empresas solventes que, además de esperar paciente y legalmente a la resolución de un concurso que saben ya perdido, se llevan un rapapolvo que no merecen. Pero esto es Córdoba. Ya teníamos que estar acostumbrados, ¿no?
    • Llevas razón Elena. O eres Bankia, o Vodafone o Iberia o sospechan de uno, aunque lleves muchos años de empresario, con una trayectoria de horandez y trabajo. Pero eso sí, para eso tienen vista y se preocupan, pero para detectar los agujeros de las Cajas de Ahorro, los proyectos de obras/infraestructuras absurdos, detectar a los políticos corruptos, detectar a los que se lo llevan "calentito", para detectar a las empresas "del hermano o el primo de", para esto no. Si es que tenemos unos representantes que son unos genios. Yo no me acostumbro, y de un tiempo a esta parte ya no guardo silencio.
  • En estos tiempos difíciles una cosa sobre todo me llama la atención: una parte de la ciudad parece que quiere despertar, al tiempo que la Córdoba institucional, la de los despachos oficiales y las asociaciones de empresarios igual de oficiales y de apoltronados, dormita, solo es consciente de la otra parte para ignorarla, despreciarla o frenarla. La Córdoba oficial es algo así como una ciudad Frankenstein, un egendro medio vivo y medio muerto, un monstruo que sobre todo sirve para obturar cualquier oportunidad de renovación.
  • Sufrimos la mediocridad de los que nos dirigen y deberían velar por el bien de la ciudad. Y la gran mayoría de los sufridores se resignan a esta suerte, lo cual no es más que otra forma de mediocridad. Cuando para un edificio como la Pérgola tras su restauración, la mejor idea que se tuvo fue poner una cafeteria... Es solo una muestra de que esos "cráneos privilegiados" que toman las decisiones "por el bien de la ciudad" deben dejar su sitio a quien de verdad tiene algo que ofrecer, para sacar a Córdoba de ese eterna falta de creatividad propiciada por los que no tienen ningún interés en salir de su mediocridad congénita. Saludos de un cordobés que sufre su tierra desde Holanda.
  • Magnífica reflexión. La situación la he vivido en mis carnes y conozco a quien le está pasando lo mismo. ¿A qué se dedican los políticos? ¿A qué se dedican los representantes empresariales? A hacer el paripé, a justificar "sus puestos", a distraer la atención de lo realmente importante. A no contar con los ciudadanos y con lo empresarios de verdad (no los empresarios de salón y de la especulación). Es increíble el potencial empresarial que tiene Córdoba. Hay muchísimos empresarios y emprendedores bien formados, con más o menos experiencia, con iniciativa, innovando, con dominio de la tecnología, con creatividad, pero aquí seguimos con la misma historia de siempre. Hay empresas con patentes, fabricando y vendiendo en el exterior, empresas desarrollando e innovando, que tienen éxito fuera de aquí. Pero esto parece que o no se conoce o no interesa que se conozca. Aquí siempre vendiendo la misma idea: es que Córdoba tiene un monumento único en el mundo y mucha agricultura y ganadería. Que no, hombre¡¡¡¡¡ Que no¡¡¡¡ Que hay muchas más cosas. Que hay que ayudar a cambiar esos estereotipos. Que ayudar a los empresarios/emprendedores no es darles una subvención, ni unas deducciones fiscales. ¿No se dan cuenta los políticos y los representantes empresariales (que son más bien seudopolíticos)? ¿Por qué no se dejan de una vez por todas de gastar dinero en chorradas como cursos de sensibilización para incentivar el espíritu emprendedor? ¿Por qué las asociaciones empresariales no se autofinancian (vaya ejemplo que dan)? ¿Por qué no ayudan a crear un entorno favorable para los que tienen iniciativa, para los que tienen ideas, para los que son creativos,...? Pero de verdad
  • Gran artículo-excusa para una acertada reflexión. También suscribo los comentarios de todos los aquí presentes. Está bastante claro que todos somos capaces de reconocer el problema, pero después de muchos años, me invade la sensación de que esta ciudad no esta dispuesta a salvarse a sí misma. Ni aunque la convenzan de ello.
  • author
    Gracias sinceras a tod@s por vuestros comentarios. Lo que más me llamaba la atención no era tanto la arbitrariedad y la injusticia (que ya es muy grave), como el silencio. El de algunos seguramente por connivencia, pero el de otros porque han normalizado lo que no es normal. Y creo que no debemos conformarnos.
  • [...] embargo, aquí son los restauradores los que se llevan el apoyo de la administración, que cree que una buena oferta gastronómica va a sacar a la ciudad de su postración, y para ello [...]
  • Me parece un buen artículo que refleja bastante bien la situación actual. No obstante le aclaro que, como concejal de la oposición, he preguntado en varias ocasiones la situación de la adjudicación de La Pérgola y todavía no he recibido contestación. Ni negativa, ni positiva. Esta semana volveré a preguntar y gustosamente se la trasladaré si tengo respuesta. Un saludo.
    • author
      Le agradezco su valoración del artículo y su intención de trasladarnos la información en caso de que se produzca. Bueno, y el hecho de estar aquí. Un saludo
      • Ayer volví a preguntar por la situación de la adjudicación de La Pérgola. Parece ser que se está modificando de nuevo el PLIEGO DE CONDICIONES en Gerencia de Urbanismo. http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobalocal/la-concesion-del-avion-dc-7-y-su-entorno-se-adjudicara-en-breve_749901.html Preguntaré al Sr. Martín Luna si piensa contestar por escrito las causas de la denegación a la única oferta que se admitió. También han visto inviable lo que se proponía. (sic). Seguiré informando. Un saludo.
      • Hoy he preguntado de nuevo en el Consejo Rector de Gerencia de Urbanismo acerca del proceso de adjudicación de La Pérgola. El Sr. Martín Luna me ha contestado que están pendientes de reunir a la comisión para determinar lo que se hace. Ha manifestado que los promotores que han quedado como únicos concursantes no quieren seguir con la adjudicación. Y además no tienen financiación para llevar adelante el proyecto.
      • author
        Le agradezco de nuevo el interés. La verdad es que me parece ventajista lo del Sr. Martín Luna, al que no conozco. Si te tienen ocho meses esperando sin resolver y te mandan todas las señales de que no van a darte la concesión, es normal que centres tus esfuerzos en otra cosa. Pero no ha habido ninguna notificación oficial al Ayto en ese sentido, y ninguna del Ayto tampoco. Justificarse ahora por rumores y comentarios no es propio del procedimiento de una Administración Pública. De cualquier modo, ha valido la pena escribir la entrada, sólo por este intercambio de información. Saludos
  • author
    Octavio, no estoy tan de acuerdo en eso. La gente de Colaborativa, y la de Zum, y muchos de los que aquí escribimos también somos cordobeses. La gente elige dentro de un marco de opciones muy limitado y con muy diferente acceso a la información. El asunto es complejo, inercias, marcos de interpretación... pero no creo en la idea de "tenemos lo que nos merecemos". Ni ayuda mucho a resolver el problema. Aunque razón tienes en que el problema no se circunscribe al modo de actuar de unos cuantos.
  • El problema no es sólo que Córdoba sea así... es que los cordobeses y las cordobesas somos también así. No digo todos, hay excepciones, pero sí una gran mayoría pecamos por omisión, por complicidad silenciosa, por escasa capacidad de autocrítica. No olvidemos dos cosas: nuestros políticos están ahí porque han sido votados y, además, son el reflejo de la sociedad que los pare. Por lo tanto, sí, nuestra clase política e institucional es de pena... pero también en demasiadas ocasiones les bailamos el agua. Y quién esté libre de pecado que tire la primera piedra...
  • [...] embargo, aquí son los restauradores los que se llevan el apoyo de la administración, que cree que una buena oferta gastronómica va a sacar a la ciudad de su postración, y para ello [...]