OpenStreetMap: mapas por y para todo el mundo

11
303

La generación de conocimiento de forma compartida o colaborativa es uno de los fenómenos que en los últimos años más está creciendo en Internet. El ejemplo que más representa este crecimiento es Wikipedia. Para cualquier persona que se mueva por la Red, la consulta o acceso a esta enorme “enciclopedia libre” es casi obligatoria.

El equivalente a la Wikipedia en el mundo de los mapas se conoce como OpenStreetMap u OSM. Este proyecto tiene como ambicioso objetivo el de crear un mapa mundial de forma colaborativa. Gracias a la simplicidad en el proceso de generar datos cartográficos, el proyecto cuenta ya con miles de voluntarios que día a día van incorporando sus aportaciones y mejoras a este mapa digital. Este hecho, y la decisión reciente de varias empresas como Foursquare o Pinterest de incorporar los datos de OSM a sus aplicaciones, hace que OpenStreetMap se defina como la alternativa libre al mundo de mapas propietarios generados por multinacionales como Google, Nokia o Microsoft.

Si queremos mejorar los mapas de nuestra ciudad el procedimiento es sencillo: entramos en la web del proyecto (www.openstreetmap.com), nos damos de alta como usuarios y empezamos a dibujar. Una buena forma de comenzar nuestra aportación es revisar y mejorar los datos de nuestro entorno más cercano. Podemos añadir la parada de autobús que cogemos todas las mañanas, dibujar nuestra calle o localizar la farmacia más cercana. Pero OSM no sólo nos permite dibujar, sino que también permite añadir información a los elementos representados. Así, podemos incluir el nombre de la ruta a la que pertenece nuestra parada de autobús, indicar el nombre, la dirección de tráfico y velocidad máxima de circulación de nuestra calle o añadir los horarios de apertura y página web de la farmacia de nuestro barrio.

Sin duda alguna, muchos de vosotros estaréis pensado ¿pero si para consultar mapas ya existe GoogleMaps? Cierto, la mayoría de los usuarios que necesitan un mapa en Internet lo hacen mediante esta herramienta de Google. Pero OpenStreetMap nos permite hacer mucho más que consultar un mapa. Como ya hemos comentado, podemos editar y añadir nueva información al proyecto, pero también podemos explotar todos los datos de OpenStreetMap para crear una aplicación o crear un servicio y sacar beneficio económico de ello. La información de OMS está bajo una licencia libre/abierta y sólo nos pide una mención de la fuente si la usamos.

Otra de las razones por las que me gusta OpenStreetMap es la posibilidad de participar en proyectos solidarios mediante la cartografía. Hace pocos meses, y tras el paso del tifón Yolanda por Filipinas, miles de personas participaron desde sus casas en la generación de cartografía temática con información sobre el estado de edificios, carreteras o infraestructuras tras esta catástrofe natural. Todo este trabajo altruista está sirviendo a la Cruz Roja americana para generar planos que son usados en la organización de la ayuda humanitaria a los afectados.

Existen muchas razones para conocer y participar en este proyecto y seguro que cada cual encuentra la suya. Quizás la primera razón que os pueda motivar a colaborar sea ¿está tú calle en OpenStreetMap? Si la respuesta es negativa, a mapear se ha dicho.

Para saber más:

11 comentarios