Una creencia está muy presente en mi vida, y no es otra que el deporte es un banco de pruebas para la vida privilegiado. Especialmente por su carácter simbólico y de traslación, de lo que allí sucede, a otros ámbitos vitales, de forma simplificada, podemos afirmar que como haces algo lo haces todo.

Estrena entrenador el Granada, Tony Adams, exjugador del Arsenal, defensa central del que todavía se acuerdan los delanteros en Inglaterra por su dureza, y ¿qué dice este buen hombre en su presentación?: “Con mis 40 años de experiencia vengo para patear el culo a los futbolistas y ganar los próximos siete partidos”. Sin lugar a dudas toda una declaración de intenciones.

Sus palabras han provocado gran revuelo por su naturaleza un tanto “aspera”, sin embargo, me gustaría echar una mano al nuevo entrenador. En primer lugar quiero entender, que Tony Adams conoce la composición de su plantilla, donde el mayor porcentaje de la misma la compone jugadores jóvenes, y el equipo se encuentra penúltimo en la clasificación. Además quiero entender que Adams es un convencido del Liderazgo Situacional, estilo de gestión y dirección de personas que condiciona la conducta del líder al grado de madurez de los equipos (medida en términos de experiencia) y al estilo de dirección, donde en este último nos encontramos dos comportamientos: de apoyo a los miembros del equipo, o directivo, orientado en las tareas que el equipo tiene que llevar a cabo.

Ken Blanchard principal impulsor de este modelo de liderazgo, identifica que para las características en la que se encuentra ahora mismo el equipo del Granada, el estilo a desplegar es el de DAR ÓRDENES, es decir, DIRIGIR EN LO QUE HAY QUE HACER. Estoy implica, establecer  directrices claras y específicas;dejar meridianamente claro quién, cómo, cuándo y dónde; la comunicación dentro del equipo se configura en unilateral descendente. En el otro extremo, si este buen señor en cambio tuviera que entrenar al Real Madrid (líder de la Liga), el estilo de dirección viraría hacia un estilo de APOYO, donde el líder facilita, y escucha activamente. Asimismo, la toma de decisiones tienen un componente alto en lo referente a la toma de decisiones entre líder e individuo. Por último, el líder da refuerzo y apoyo emocional al equipo.

En segundo lugar quiero entender que cuando habla Adams de “patear culos”, no deja de ser una metáfora referida a la temible carga de entrenamiento que van a tener que soportar los jugadores de aquí a final de temporada. Luego lo explicó en otra frase durante la rueda de prensa: “La fórmula para conseguir el objetivo es entrenar y entrenar para ser un equipo más duro”.

En tercer y último lugar, y referido directamente en el anterior punto, la importancia de definir un objetivo. En el caso que nos ocupa, con un filtrado de objetivo S.M.A.R.T. (Específico, Medible, Alcanzable, Realista, Ubicado en el tiempo) nítido, “GANAR LOS PRÓXIMOS 7 PARTIDOS” (bueno igual la parte Realista puede ser cuestionable).

Sin lugar a dudas Tony Adams tiene carácter ganador y quiere transmitirlo al Granada. Se va dejar la piel en salvar al Granada, y se lo va a demostrar a todos, especialmente a sus jugadores. Se convertirá en ese referente motivador que tanto necesitan en este momento, donde será ejemplo. Será duro pero es que para un gran Objetivo se requiere un sacrificio directamente proporcional. In Tony We Trust. @maluque1972.

 

 

No hay comentarios aún