No es mi estilo ser irreverente cuando escribo en Blogópolis (aunque pueda tener algún resbalón de vez en cuando :-)), pero en estos últimos días esta expresión (que se podía traducir eufemísticamente como “que les den“) ha estado muy presente. Se me apareció en un diálogo de una de las mejores películas que he visto en muchos tiempo La La Land (14 nominaciones a los Oscars, como Titanic, pero bien otorgados esta vez). Sin ánimo de hacer spoiler, la chica que protagoniza la peli (increíble interpretación de Emma Stone) le comenta a su partner (tesis doctoral de Ryan Gosling) el miedo que le acecha ante el proyecto de una representación teatral que realizará sola en escena. La preocupación al fracaso, al rechazo, al que dirán, al no estar a la altura de las circunstancias, …. la condicionan hasta tal punto de no estar segura si seguir adelante. Sebs (personaje que interpreta Gosling) responde “Fuck Them”.

El domingo buena parte de los españoles que nos gusta el deporte (verlo y practicarlo) estuvimos pendientes de la final del Open de Australia entre Nadal y Federer. Dos pre-jubilados (acabados) para muchos, se plantan con 30 y 35 años respectivamente, y nos regalan un partido histórico. Fuck Them! a todos los pitonisos y profetas del mal ajeno… lo más grande fue lo que ambos nos regalaron después del partido, para no dejar de enseñarlo en todas las escuelas deportivas, pura esencia de lo que significa los valores en el deporte.

Ese mismo día por la tarde, el mejor jugador del mundo (Balón de Oro 2017, premio The Best) Cristiano Ronaldo es pitado por su público cuando se le escapa un control de balón. Fuck Them! sólo queda ponerse la coraza mental-emocional y seguir haciendo lo que a uno le ha llevado a obtener los espectaculares logros: trabajo, esfuerzo, determinación. Balance final: 1 gol, 1 asistencia de gol y ovación final de todo el estadio Santiago Bernabeu (diagnóstico de la afición, amnesia anterógrada).

No se puede vivir de espaldas a las personas que forman parte de tu sistema vital, ni tampoco estar condicionados por sus opiniones y/o expresiones. Sólo hay que recordar que es eso, una opinión, un juicio que se emite, mejor o peor intencionado, pero es sólo eso. Y lo que debes preguntarte siempre es ¿en qué me puede servir para mejorar mi comportamiento y disparar mi motivación?. A veces por el mero hecho de callar bocas merece la pena seguir adelante, el ego es aquí, un aliado incomparable.

Cuando uno conecta y alinea, Pasión, Visión, Vocación, Profesión, se convierte en un privilegiado que sabe que el camino será angosto, tortuoso en ocasiones, pero es precisamente el que provoca que te conviertas en la mejor versión de ti mismo, y sirvas de inspiración para que otros quieran también recorrerlo y expresar su Fuck Them! cuando los en los obstáculos aparezcan. No dejéis de ver la película. BE TIM.

No hay comentarios aún