Bendigo cada día por el cuál decidí practicar deporte y de poder convertirme en jugador profesional de baloncesto. Independientemente del circo que a veces supone el deporte (profesional y amateur) te topas en ocasiones con realidades que te hacen NO arrojar la toalla y seguir empujando hacia delante. ¡qué campo de aprendizaje vital es el deporte! ¡Cuánta experiencia y vivencia para aplicar! Continuamente recibimos impactos, vía ejemplos reales, de historias que nos tocan el corazón. Quiero traer la victoria épica del Real Madrid en la última Champions, donde un equipo totalmente a merced de su contrincante, sacó fuerzas aún no se sabe muy bien de donde, para luchar hasta el último segundo de esa final… aprovechando el reclamo de la muy recomendable última película de Di Caprio, El Renacido, “mientras te quede un soplo de aliento… sigue luchando”.

 

La pasada semana nos dejó Muhammad Alí anteriormente conocido por su nombre de esclavo Cassius Clay (como el mismo definía), un hombre que no sólo cambió la historia del boxeo sino también la historia del mundo, especialmente  para la mayoría afroamericana de USA. Flota como una mariposa y pica como una avispa, era un mantra que repetía y repetía en cada aparición pública, y hemos de reconocer que la capacidad de insistencia, transgresión e incomodidad que provocaba Alí, era un quebradero de cabeza para las Administraciones norteamericanas. Primer deportista de élite en declararse insumiso (se negó a ir a la guerra de Vietnan), previa conversión al Islam. Tenía claro que no era sólo un deportista era un agente de cambio de esa convulsa época que lo tocó vivir a los de su raza (asesinato de Luther King, Malcom X, episodios continuos de violencia, …). La ayuda a los demás es la renta que tienes que pagar en este mundo para obtener una habitación en el paraíso, decía el Gran Muhammad, y bajo esta premisa empezó a construir una estructura de creencias personales que lo transcendieron hasta llegar a todos nosotros: “Nada es Imposible”; ”Imposible es una opinión”; “En esos que estás pensando, te estás conviertiendo”. No soy nada mitómano pero cuando veo a Alí en un vídeo, película, imagen, algo en mi interior se transforma, queriendo reverenciar con acciones las enseñanzas del maestro. Pura Inspiración.

 

Golden State Warriors estaba muerto, bueno, mejor dicho lo habían matado. Oklahoma Thunder los tenía entre las cuerdas, pero, de nuevo otra gran lección, nunca subestimes el corazón de un equipo campeón, especialmente cuando entre sus filas estar Flow Curry, el hombre que está evolucionando la NBA y la forma de jugar a baloncesto. En esto momentos, se bate en duelo con King James, dos mundos opuestos, dos perspectivas diferentes, el mismo grado de enamoramiento por un deporte único, el baloncesto… que vengan muchas finales como esta…

 

Y se acabó la historia del Córdoba CF. Una salida digna, que a lo mejor no llena a muchos aficionados, pero para otros es más que suficiente. Un equipo es un estado de ánimo y tiene una dimensión sistémica, y con esto último quiero decir que cualquier evento en el entorno del equipo acaba afectándolo (relaciones del Presidente con Alcaldesa, veteranos, aficionados, medios, etc.., cuestionamiento del entrenador, lesiones/ausencias de jugadores clave, …). Ahora es el momento del balance, no hace dos meses, porque toda disquisición planteada en el pasado, no era más que un condicionamiento extra (¿innecesario?) para el equipo. Caer de la forma en la que se hizo nunca es una derrota.

 

Y seguiremos recibiendo referencias, ejemplos, historias, de gestas relacionadas con el deporte (Piqué salvador de la patria), … donde también habrán asuntos turbios, sucios, desagradables, (hooligans en la Eurocopa) … donde lo único que tenemos que decidir es, DONDE PONER NUESTRO FOCO DE ATENCIÓN. Es, simplemente, una decisión personal. BE TIM.

 

No hay comentarios aún