Una limpiadora con abanico en su puesto de trabajo | MADERO CUBERO
Una limpiadora con abanico en su puesto de trabajo | MADERO CUBERO

El verano astronómico llegará el próximo 21 de junio, aunque el climático, el que se usa para los datos estadísticos, lleva acompañándonos desde el pasado 1 de junio. Entonces dio comienzo un atípico verano con temperaturas muy por debajo de lo normal. Hasta el pasado viernes. Entonces, la temperatura máxima dio un brusco salto hasta superar los 37 °C, registro que pulverizaba la máxima anual para Córdoba capital y que quedaba 17 grados por encima de la registrada tan sólo una semana antes, en el lluvioso inicio de las actividades del festival “Riomundi”. Un calor que ha llegado para quedarse, y que saludará al próximo solsticio de verano como mandan los cánones cordobeses.

Calor con altibajos, pero calor

A nivel sinóptico la situación atmosférica en la península Ibérica sigue dominada por las altas presiones. En altura, la advección cálida norte-africana mantiene unas isos en el margen de los +18/+22 °C a 850 hPa. Valores normales que unidos a la elevada insolación que a estas alturas del año se sufre en nuestra latitud, han conseguido elevar las temperaturas máximas hasta la frontera de los 40 °C.

Este dibujo seguirá acompañándonos, al menos, hasta el fin de semana. Un dibujo que con altibajos seguirá manteniendo las temperaturas en la franja de los 38 a 40 °C durante toda la semana, salpicada tal vez por la presencia de nubosidad de evolución en sistemas serranos.

Una DANA para aliviar el termómetro y ver crecer tormentas

La mencionada nubosidad vendrá de la mano de la influencia sobre la península Ibérica de una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) que se aislará a mediados de semana frente al litoral portugués. Aunque los modelos sólo acercan el centro de la DANA hasta la Península, sin llegar esta a afectar de lleno a nuestro territorio, lo cierto es que su influencia sí que se notará, especialmente desde las últimas horas del miércoles hasta las primeras del viernes.

En esa franja será posible el desarrollo de nubosidad de evolución, que podría acabar derivando en tormentas, más probables en las sierras. La influencia de la DANA se notará además en las temperaturas, que podrán bajar hasta los 36/37 °C durante la tarde del jueves. Un alivio momentáneo que no tendría reflejo hasta comienzos de la próxima semana. La posición de la DANA quiere mantenerse estable frente al litoral luso, por lo que mientras dure su influencia las temperaturas seguirán cabalgando en unos márgenes que aunque cálidos, aún van a quedar muy lejos de los históricos registros de veranos pasados.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest