La Virgen de Luna en su romería de traslado a Pozoblanco.
La Virgen de Luna en su romería de traslado a Pozoblanco.

Las bajas temperaturas no impidieron que la jornada del domingo resultara festiva en Pozoblanco. Cierto es que la afluencia de personas fue ligeramente menos numerosa que de lo habitual, pero no menos que la localidad vivió un día intenso. Centenares de vecinos de la capital de Los Pedroches acompañaron a la Virgen de Luna en el camino de la imagen hasta la parroquia de Santa Catalina. La patrona del municipio ya está en el mencionado templo y los pozoalbenses continúan de celebración.

La romería de traída de la Virgen de Luna transcurrió a lo largo del domingo sin que hubiera incidencias reseñables y con fluidez en el tráfico, informó el Ayuntamiento de la localidad. El tiempo fue desapacible, pero ni la lluvia ni la nieve aparecieron durante la celebración. De esta forma, centenares de personas asistieron a la eucaristía que el capellán de la hermandad, José María González, ofició junto a la ermita -a descubierto como es costumbre- o a la salida de la patrona del municipio desde su templo hacia Pozoblanco, uno de los momentos más esperados. La campana del santuario de la Jara, como manda la tradición, no dejó de sonar todo el día mientras las carrozas y los caballistas ponían la nota de color a la jornada festiva.

Tanto el alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, como el capitán de la cofradía, Juan García, se mostraron satisfechos del desarrollo de la romería y de la calurosa respuesta que un año más tuvo. García agradeció en este sentido el respaldo de los fieles de la Virgen de Luna, que demostraron, incluso bajo los rigores del invierno, que esta devoción se mantiene intacta a pesar de sus siglos de historia. También valoró la importancia de que este año hayan jurado bandera tres nuevos hermanos.

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento pozoalbense, Manuel Cabrera, agradeció por su parte el civismo demostrado por los asistentes a la romería. El uso del transporte público, cada vez más arraigado, fue predominante, al igual que el número de peregrinos a pie resultó digno de destacar.

El domingo romero transcurrió a partir de las 18:30 en Pozoblanco, por cuyas calles salió en procesión la Virgen de Luna después de entrar por la zona conocida como el Arroyo Hondo. La noche acabó con fuegos artificiales en la plaza de Santa Catalina tras el acceso de la patrona de la localidad al templo del mismo nombre, donde podrá ser visitada durante los próximos meses. Las fiestas en honor a la imagen siguen este lunes, día festivo en el municipio y en el que la Virgen volverá a salir en procesión tal y como sucede todos los años.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest