Fernando Tejero | MADERO CUBERO
Fernando Tejero | MADERO CUBERO

Fue a la actriz Nathalie Poza, nominada a los próximos Goya por su papel en No sé decir adiós, a quien se le encendió la bombilla para hacer una nueva versión de Las Criadas, la diabólica obra que Jean Genet (París, 1910-1986) escribió en 1947 sobre las dos hermanas Lemercier, alineadas y faltas de identidad, que trabajan como criadas de una dama de la alta burguesía francesa.

Y fue al ver a Fernando Tejero y a Ernesto Alterio sobre las tablas de la obra Atchúusss!!!, de Chejov, cuando la actriz se dio cuenta que tenía delante a sus dos criadas: Clara y Solange. Ella será la señora. La obra se hará realidad a partir del próximo otoño cuando tenga su estreno en octubre en el Gran Teatro de Córdoba. Con produccion de Jesús Cimarro para Pentación y dirección de Luis Luque, quien dirige actualmente a Tejero en La cantante calva, esta nueva versión de la obra de Genet estará firmada por el dramaturgo almeriense Paco Bezerra.

“Estas criadas son unos monstruos, como nosotros mismos cuando soñamos”, dejó escrito Genet, quien escribió esta obra y también la estrenó en la cárcel, donde pasó largas temporadas de su vida, donde solo hombres dieron vida a los personajes. “No hay hermana buena y hermana mala”, explica el dossier de la obra, “las dos alternan los papeles constantemente, porque ninguna existe por sí sola, porque son las dos caras de un mismo personaje. La inquina y la rabia de ser conscientes de su destino de criadas las lleva a un desenlace fatal”.

Genet, el hijo ilegítimo nacido de una prostituta y adoptado por una familia de menestrales, el soldado de fortuna, el desertor, el interno constante en reformatorios y cárceles, no fue un amargado –ni un arrepentido– de sus culpas sociales como escribe Vicente Molina Foix; “las encara como percances de un destino que a otros les condujo al asesinato o al patíbulo y a él, por sucesivos milagros, le puso en el panteón de una gloria literaria incomparable entre los novelistas y dramaturgos franceses de los últimos cincuenta años”.

Detalle del cartel de la nueva versión de 'Las criadas'
Detalle del cartel de la nueva versión de ‘Las criadas’

Jean Genet, Premio Nacional de Literatura de Francia en 1984, a la edad de diez años,  se convirtió en un auténtico ladrón, pasando su adolescencia en prisiones juveniles para más tarde acabar prostituyéndose. Edmund White sugiere que los sórdidos y escabrosos detalles acerca de su infancia y adolescencia pudieran haber sido exagerados por el mismo Genet para encajar en su ideal de «marginado». A partir de entonces comenzó a escribir.

Sobre su vida de presidiario escribió en 1946 Miracle de la Rose (El milagro de la rosa), vida de presidiario que finalizó a los 18 años, cuando se alistó en el ejército. Su vida militar acabó de forma súbita tras ser declarado culpable de realizar actos impúdicos con un compañero. A partir de ese momento prosiguen sus andanzas como vagabundo, ladrón y chapero por toda Europa. Sobre estas aventuras personales escribe en Journal du voleur (Diario del ladrón) donde rememora sus propias andanzas como trotamundos, carterista y prostituto en los años treinta en un viaje al lado más sórdido del Barrio Chino de Barcelona, en los años anteriores a la Guerra Civil.

En 1937 regresa a París, dónde entra y sale de la cárcel en numerosas ocasiones acusado de robo, mendicidad, falsificación de documentos y conducta impúdica y obscena. Una vez más en prisión escribe el poema Le condamné à mort (1942), cuya edición costea de su propio bolsillo, y en 1944 la novela Notre Dame des Fleurs (Santa María de las Flores en la traducción al castellano). Tras diez condenas consecutivas, sobre Genet pendía la amenaza de la cadena perpetua. Fue gracias a Jean-Paul Sartre, Jean Cocteau (quien utilizó su influencia para la publicación de Notre Dame des Fleurs), Pablo Picasso y otros personajes de la vida artística e intelectual francesa que pidieron el indulto personalmente al presidente de la república y su condena fue finalmente revocada en 1948. Genet nunca volvería a ser encarcelado.

Jean Genet
Jean Genet

No hay comentarios aún

  • Hola, guest