leaderboard-01-post-cordopolis – Periódica Clínica Eduardo López – Clínica Eduardo López

Conocer la mejor compatibilidad posible entre donante y receptor para así lograr la mayor probabilidad de éxito en el trasplante de hígado. Ese es el objetivo sobre el que ha trabajado un equipo de investigadores de la Universidad de Córdoba y el Hospital Reina Sofía de Córdoba, que ha hallado un nuevo modelo de asignación de donante y receptor que amplía las posibilidades de éxito de estos trasplantes.

El nuevo modelo, que se ha estudiado con datos de pacientes de varios hospitales y que ahora debe llevarse a ensayo para dar un paso más hacia su utilización, eleva hasta el 92% la previsión de compatibilidad entre donante y receptor, cuando el sistema actual de asignación se queda en el 80%.

Leaderboard Header Primera – Periódica Hammam – Hammam Al-Andalus

“Decidimos aplicar lo más moderno de los sistemas de clasificación, que es la inteligencia artificial y las redes neuronales artificiales, metodología de computación, para ver cómo un ordenador muy potente era capaz de asignar las características del donante a nuestra lista de espera de receptores”, explica el cirujano hepático del hospital Reina Sofía, Javier Briceño.

Esa aplicación sobre los datos de los pacientes se ha llevado a cabo por un equipo de la Universidad, donde matemáticas y computación se han sumado en este objetivo para salvar vidas. “Consiste en analizar datos asociados tanto a la información del órgano del donante como a la información del receptor que está en lista de espera, para hacer un cruce de ambas informaciones y poder hacer un modelo de predicción de supervivencia”, señala el matemático de la UCO César Hervás.

Así, el nuevo modelo hallado por los investigadores, es capaz de predecir la mayor compatibilidad. A igualdad de gravedad entre los receptores que esperan un hígado, este sistema discrimina quién sería la persona más adecuada, a la que el órgano le serviría de la mejor manera y durante más tiempo. “Eso, obviamente, se traduce en mayor supervivencia del receptor y mayor supervivencia del injerto”, indica el doctor Briceño sobre la posibilidad de hacer los trasplantes de hígado con estos indicadores.

“Lo que eliminamos con el modelo es la subjetividad. Nosotros, normalmente, para asignar a un donante y un receptor nos basamos en la gravedad sobre todo que tiene el receptor. Pero, a igualdad de gravedad, este modelo nos dice que hay receptores a los que les van especialmente mal los donantes y que, por lo tanto, no debemos utilizarlos”.

Porque la computación y las matemáticas no entienden de subjetividad, pero se han mostrado como disciplinas imprescindibles para lograr los mejores resultados. “La importancia que tienen las matemáticas en el campo de la medicina es fundamental. Es ese valor añadido que tiene la computación a la hora de hacer modelos que sirvan para predecir la respuesta de los trasplantes en la supervivencia de los pacientes”, apunta el profesor Hervás.

Ahora, tras ocho de años de investigación conjunta entre médicos y matemáticos, este nuevo método ha visto la luz y en el futuro deberá ser probado en ensayos para avanzar en su establecimiento como un método más eficaz para ser utilizado a la hora de gestionar los trasplantes.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest