Córdoba ha sido la cuna de grandes filósofos que aportaron su manera de ver y entender el mundo. Séneca, Averroes o Maimónides son algunos ejemplos de ello. Hasta el pasado año, los alumnos de Bachillerato recibían tres horas semanales de Filosofía. Además, esta asignatura era obligatoria en Selectividad. Sin embargo, la última edición de esta prueba situó a la Filosofía como una materia optativa orientada únicamente a subir nota. En el Día Mundial de la Filosofía, abordar la situación de esta asignatura es una cuestión realmente compleja que lleva a confrontar las opiniones del profesorado y el alumnado con las disposiciones adoptadas por el Gobierno.

Con la aprobación de la última ley de Educación, la llamada Ley Wert, la materia de Filosofía pasó a un segundo plano en las enseñanzas educativas. Los profesores de institutos y de la propia Universidad notaron este cambio. Ya no habría tres horas semanales de Filosofía en las clases de Bachillerato. Ni tampoco un examen obligatorio -compartido con la asignatura de Historia- en la prueba de Selectividad. “La Filosofía está en retroceso y es bastante negativo”, explica Ramón Román, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras. A su juicio, no existe unanimidad en el ámbito educativo en torno a esa cuestión y, además, “los propios políticos que la eliminaron están en desacuerdo. Y cuando se les pregunta a los alumnos, ellos mismos no quieren quitarla” sino “aumentar sus horarios”.

Escultura de Séneca en la Puerta de Almodovar | MADERO CUBERO
Escultura de Séneca en la Puerta de Almodóvar | MADERO CUBERO

Según la Unesco, la filosofía “proporciona las bases conceptuales de los principios y valores de los que depende la paz mundial: la democracia, los derechos humanos, la justicia y la igualdad”. En general, “una manera de pensar y de reflexionar que alguien que no ha estudiado Filosofía no la tiene”, señala Román. Un paseo por la Facultad de Filosofía y Letras nos demuestra que esta máxima se cumple cuando el alumno que “ama” esta asignatura lo demuestra a través de la retórica y la argumentación.

El no abordar la asignatura de Filosofía con carácter obligatorio en los institutos provoca que los estudiantes lleguen a la Universidad con “muchas lagunas”. “Los alumnos, desgraciadamente, leen muy poco y tienen una concepción política errónea” aderezada con “cierta demagogia” que les lleva a pensar “que las cosas se resuelven de manera muy simple. Este desfase entre la escuela y la sociedad lleva a los alumnos, incluso, a cometer faltas de ortografía, a no saber argumentar o, incluso, a no saber utilizar la retórica”.

Román, además, es coordinador de Selectividad y este año estuvo presente en el examen optativo de Filosofía, donde se estima que se presentaron poco más de 700 alumnos: 574 en junio y 133 en septiembre. Sin embargo, los resultados han dejado un cierto sinsabor a los profesores. De este modo, Román explica que “aunque nos encontramos con algunos muy diferentes -unos muy buenos y otros que sólo iban a aprobar-, las notas han sido más bajas que en años anteriores. Ahora que la asignatura es voluntaria tanto en Bachillerato como en Selectividad, los resultado han sido peores”.

Kant, Descartes, Platón o Tomás de Aquino cada vez están menos presentes en las aulas. Al igual está ocurriendo con los filósofos cordobeses a los que, aunque en rara ocasión han “entrado” en el examen de Selectividad, los profesores de instituto dedicaban unas horas durante el cuatrimestre. Hoy se levantan estatuas de estos pensadores por el caso histórico de la ciudad. En el ámbito de la educación, Séneca ahondó en ella durante su profusa producción literaria. Y hoy sus principios son más actuales que nunca: “Los hombres aprenden mientras enseñan”.

Escultura de Maimónides | MADERO CUBERO
Escultura de Maimónides | MADERO CUBERO

3 comentarios

  • Hola, guest
  • Es esencial la filosofía en la formación integral de una persona, ¡cómo no!, pero tanto o más lo son elementos tan básicos como la comprensión lectora y las competencias matemáticas básicas, que -admitámoslo (y si no, ver último informe PISA)- en nuestra comunidad de Andalucía fallan estructuralmente a niveles que dan miedo. Ni a la derecha ni a la izquierda (al menos la de gobierno) parecen preocuparles esos indicadores, pues ambas saben que cuanto más ajenas al pensamiento crítico sean las personas, más fácil les resultará perpetuarse en el cortijo. En definitiva, que la supresión o el menosprecio a la filosofía es una desgracia, pero aún incomparable al déficit general de educación y cultura que asola esta tierra.
  • La filosofía fracasó desde el momento en que se dejaron de lado a los mejores filósofos (presocráticos, Sócrates, Platón, Aristóteles, San Agustín, San Anselmo, Santo Tomás, ...) y se empezaron a estudiar vendedores de humo y personas necesitadas de tratamiento psicológico como Hume, Marx, Nietzsche, etc. En ese momento la asignatura quedó condenada a muerte.
  • Estudiar lo que pensaron otros hace siglos mejora nuestro pensamiento crítico?!Como datos curiosos la filosofía está bien, pero para ser una asignatura de 3 días por semana es demasiado. Tengo una licenciatura y dos posgrados y aún así me cuesta entender mi nómina.Asignaturas como nutrición, psicología conductual, economía... Y menos descomponer frases morfológica y sintácticamente año tras año, curso tras curso. En mi trabajo todavía no he tenido que hallar el logaritmo de nada