Procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa | ÁLEX GALLEGOS
Procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa | ÁLEX GALLEGOS

El domingo que sigue a la celebración de la Natividad de la Virgen es domingo de Villaviciosa en Córdoba. La pequeña imagen, cuya advocación llegó hace siglos a la ciudad y que es Patrona de la Enfermería cordobesa, salió en procesión desde San Lorenzo en la tarde de este 10 de septiembre acompañada por los hermanos de su cofradía portando cirios blancos y otras hermandades invitadas que formaron el cortejo que discurrió por las calles de la feligresía. En esta ocasión, la Virgen llevaba su capa rosa bordada en plata, que cubría su cuerpo.

Salía la procesión a las siete de la tarde a una plaza de San Lorenzo en la que esperaban devotos y cofrades y en la que había balcones engalanados. En la comitiva se pudieron ver los estandartes dedicados a la Virgen de Villaviciosa que pertenecen a la hermandad de la localidad cordobesa que lleva su nombre y a la propia cofradía de San Lorenzo. También el guion del Padre Cristóbal de Santa Catalina, que la corporación tiene como titular por la devoción que éste tenía a la Virgen de Villaviciosa.

Eso sería más tarde, antes salió la Virgen por el arco ojival de su parroquia acompañada por la Banda de Música María Santísima de la Esperanza de Córdoba. En el interior del templo había interpretado la formación, como es tradicional, la marcha Nuestra Señora de Villaviciosa, dedicada por Pedro Braña a la Virgen sevillana con esta advocación y que es titular del Santo Entierro hispalense. Al salir el paso al pórtico de la iglesia fernandina sonó el Himno Nacional y a continuación las dos marchas dedicadas a la hermandad cordobesa: Villaviciosa, de Alfonso Lozano, y Hágase en mí, de José Ramón Rico.

Con un ritmo ligero llegó la Virgen por Santa María de Gracia hasta la calle que lleva su nombre y en la que de nuevo había balcones engalanados con reposteros con el escudo de su cofradía. Paró el paso de la Virgen junto al bello azulejo que la hace allí presente durante todo el año y se dirigió después hasta la calle Buen Suceso, con la banda interpretando María Santísima de la Esperanza, con la que se sumó al homenaje que en numerosas procesiones y por distintas formaciones musicales se está haciendo al compositor Pedro Morales desde que éste falleció.

Procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa | ÁLEX GALLEGOS
Procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa | ÁLEX GALLEGOS

Avanzaba el cortejo hacia Jesús Nazareno. El paso de la Virgen, en cuyos respiraderos se reproducen en pinturas escenas de la historia de esta advocación con origen en Portugal, iba mandado por Fernando Chiachio y estaba exornado por jarras y friso de claveles blancos, esquinas de nardos y astromelias a los mismos pies de la imagen, sobre la peana. Pronto llegó hasta la capilla de Jesús Nazareno, a la que entró el paso y en la que se rezó ante la tumba del Beato Padre Cristóbal de Santa Catalina, al que también se ofrendó un ramo de flores y varios girasoles que desde la salida de San Lorenzo portaban dos niñas y un niño junto a la cruz de guía, ya que al sacerdote franciscano se le conoce como El Girasol de Dios. Lo cierto es que su presencia fue constante en la procesión, pues el paso de la Virgen llevaba en su frontal reliquias de este beato.

Siguió luego su marcha el cortejo por San Agustín, Montero y San Juan de Letrán para llegar de nuevo a la plaza de San Lorenzo por Jesús del Calvario. Durante el recorrido también sonaron marchas como La Vía Sacra, Nuestro Padre Jesús del Calvario, Ángeles del Císter, He ahí la Esperanza, Medicina Dei y Virgen del Socorro.

Con la procesión de este domingo culmina la hermandad de Villaviciosa sus cultos, que han consistido en el triduo que se celebró entre el 5 y el 7 de septiembre, la Fiesta de Regla el día 8 y la Función Solemne en la Catedral este domingo por la mañana, que fue oficiada por el obispo, Demetrio Fernández ante la imagen de la Virgen de Villaviciosa que se venera allí.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest