Un joven, a la sombra en la Puerta del Puente | TONI BLANCO
Un joven, a la sombra en la Puerta del Puente | TONI BLANCO

Sin tregua. Calor de día, calor de noche. La madrugada, además, en la ciudad de Córdoba ha sido especialmente asfixiante: entre 28 y 29 grados centígrados de temperatura mínima han marcado las estaciones Meteoclimatics instaladas dentro de la ciudad. Esta temperatura es entre cuatro y cinco grados centígrados más que la temperatura oficial que registra el observatorio que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene en el aeropuerto de Córdoba y que en la madrugada de este sábado ha marcado una mínima de 23,4 grados centígrados a las 7:30 de la mañana.

Esta semana, el Colectivo Meteofreak detallaba en un extenso análisis parte de lo que ha ocurrido esta madrugada con el llamado efecto isla de calor. Las mayores diferencias entre la ciudad y las afueras se producen en las mínimas. Y esta noche ha vuelto a ocurrir.

Esta madrugada, sin embargo, no ha sido la más cálida del año 2017: el pasado 16 de junio el termómetro del aeropuerto no bajó de 24,5 grados centígrados, algo más de un grado que en esta madrugada.

El episodio actual está superando las previsiones oficiales de Aemet. En la tarde del viernes, Córdoba rozó los 45 grados centígrados, cuando la agencia no preveía más de 42 de máxima y dejaba el aviso en color naranja. Incluso aseguró que las temperaturas mínimas subirían, pero que no serían tan altas. En pueblos como Doña Mencía las mínimas también han sido insoportables, no bajando de los 28,6 grados centígrados. Difícil dormir así.

Para este sábado, más de lo mismo. Córdoba sigue en aviso naranja y la previsión oficial de Aemet señala que en la ciudad, la Campiña y el Valle del Guadalquivir se pueden volver a alcanzar los 44 grados centígrados de máxima. Agotador.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

3 comentarios

  • Hola, guest