Procesión de María Auxiliadora | MADERO CUBERO
Procesión de María Auxiliadora | MADERO CUBERO

Lo hacen todo el año pero especialmente el 24 de mayo es el día en que los hijos de María piden su auxilio. Y la Virgen del vestido rosa y el manto azul que ofrece al Niño Jesús a quien la contempla lo reparte a manos llenas. Este miércoles lo hizo una vez más, fiel a su cita, en el barrio de San Lorenzo, donde se encuentra su santuario.

María Auxiliadora salió en procesión acompañada por los niños y jóvenes de su colegio y por la Familia Salesiana. Todos, como dice su himno, iban rendidos a sus plantas. Y se rindió todo aquel que la vio pasar majestuosa sobre su paso dorado que exornaban en jarras y friso rosas blancas y rosas, astilbe rosa, orquídeas blancas, astromelias rosas, y gladiolos rosas en las esquinas.

La Virgen llegaba a las calles temprano. En torno a las seis y media de la tarde salía de la iglesia para dirigirse al patio del colegio de Salesianos, donde presidió la Eucaristía en su honor. Después, a las nueve, con luz natural aún comenzaba a salir el largo cortejo que abría una cruz escoltada por ciriales. Iban a continuación niños del colegio con velas, luego los niños que este año han hecho la Primera Comunión y a continuación llegaba el primero de los pasos portado por costaleros. Iba sobre él la imagen de San Juan Bosco que ha tallado y policromado en madera el escultor Edwin González siguiendo el modelo del que hasta el año pasado procesionaba. La imagen, que se bendijo durante la novena en honor de la Virgen, iba adornada con lilium blancos.

Procesión de María Auxiliadora | MADERO CUBERO
Procesión de María Auxiliadora | MADERO CUBERO

La agrupación musical de la Sagrada Cena de Córdoba ponía su música al primero de los pasos. Detrás iban más alumnos de Salesianos con pequeños cirios y la imagen de Santo Domingo Savio en parihuelas. Más alumnos después con cirios y los estandartes de los grupos que componen la Familia Salesiana: antiguos alumnos, asociación de madres y padres, fundación proyecto Don Bosco y salesianos cooperadores. No faltaba la hermandad del Prendimiento, representada por su bacalao y miembros de la junta de gobierno, y la bandera de la asociación que rinde culto a la Virgen escoltada por dos mujeres vestidas con mantilla blanca.

Eran las nueve y media cuando la Banda Municipal de Mairena del Alcor interpretaba el Himno Nacional para María Auxiliadora. Comenzaba una procesión a la que acudían por cientos los fieles y devotos, que acompañarían a la Virgen durante las tres horas de procesión por la calle Santo Domingo Savio, la que lleva su nombre, la plaza de San Lorenzo, Jesús del Calvario, Frailes, plaza del Cristo de Gracia y de nuevo María Auxiliadora.

Tras salir sonó para la Virgen la marcha “Coronación de la Macarena” y a continuación “Madre de los Gitanos Coronada”. Eran dos de las marchas del repertorio alegre que acompañó a María Auxiliadora, a la que portaba una cuadrilla de costaleros que mandaba Juan Carlos Vidal. En la procesión se estrenaron cuatro incensarios de Orfebrería Santos de Sevilla y diez dalmáticas y dos ropones de pertigueros confeccionados por voluntarias de la asociación que en la actualidad integran 800 personas.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest