Un grupo de nazarenos dentro de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO
Un grupo de nazarenos dentro de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO

72 horas. Ese es el margen para dar por fiable una previsión meteorológica. 72 horas, las que quedan para que dé comienzo la Semana Santa en Córdoba y el resto de Andalucía. 72 horas de tiempo estable que quieren tener continuación al menos hasta el próximo Martes Santo.

Locura modelística

Desde mediados de la pasada semana, la evolución que han ido mostrando los diferentes modelos del estado de la atmósfera entre el 9 y 16 de abril próximos, han dejado un buen dolor de cabeza en más de un predictor y entre el mundo de las cofradías y la hostelería. Hasta éste mismo martes los bandazos que daban los modelos hacían pasar de la euforia a la tragedia y viceversa en cada actualización que salía. La culpable, como ya comentásemos el pasado lunes, la evolución de una baja y la posterior incidencia en el paso de una vaguada desde el noreste peninsular.

Los dos grandes centros de predicción dibujaban el paso de una vaguada por al noroeste peninsular durante la tarde del sábado, que acabaría aislándose en las inmediaciones de la Península. De su cercanía o lejanía dependería el tiempo para la Semana Santa de 2017.

A 72 horas, puede decirse, que la incertidumbre sobre la posición de la baja prácticamente se ha eliminado, dibujándose un escenario único en que los modelos la sitúan en las inmediaciones de las Islas Azores. Así, durante el Domingo de Ramos, la vaguada aislará una masa de aire frío en capas altas de la troposfera, permitiendo, gracias al influjo de sus vientos desde Azores, el ascenso de la dorsal sahariana hasta territorio peninsular.

Evolución de la vaguada y su posterior aislamiento sobre Azores según GFS | Fuente: METEOCIEL
Evolución de la vaguada y su posterior aislamiento sobre Azores según GFS | Fuente: METEOCIEL

O lo que es lo mismo, mientras el Domingo de Ramos aún gocemos de los placeres del tiempo primaveral, de cielo raso y temperaturas en el entorno de los 25 ºC, desde Azores se andará cocinando una entrada de viento del sur que podría llevar al termómetro a ver los primeros 30 ºC del año según avance la semana. Así puede decirse que la estabilidad atmosférica está bastante asegurada, al menos, hasta el próximo Martes Santo, marcando desde entonces una tendencia que por el momento se muestra similar, pero que aún es demasiado aventurado asegurar.

Valga el mapa de precipitación acumulada hasta el día 16 de abril que dibuja el modelo GFS para la Península Ibérica.

c8qks0cxgait1o_

¿Cabe esperar nuevos bandazos?

Puede que ante la incertidumbre de días atrás, ésta sea la pregunta que quepa hacerse ahora ante un pronóstico tan halagüeño. Lo cierto es que la interpretación de modelos apunta en sentido negativo, al menos hasta bien entrada Semana Santa. Los problemas de fiabilidad a medio plazo venían derivados de la dificultad en situar la baja que se creará sobre Azores, y sus consecuencias inmediatas. Rebajada dicha incertidumbre, cabe esperar un escenario predictivo más estable. No obstante, lo que pueda pasar más allá del martes, aún es objeto de la prudencia predictora, de la cual seguiremos dando parte.

Más información en el Twitter y el Facebook del Colectivo Meteofreak.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest