Observen esta imagen.

Ensemble del modelo GFS para la vertical de Córdoba en su salida de las 12Z del 29 de marzo
Ensemble del modelo GFS para la vertical de Córdoba en su salida de las 12Z del 29 de marzo

El cacao de líneas que dibuja el gráfico representa la evolución de diferentes parámetros meteorológicos para diferentes escenarios probabilísticos. Cada línea, un escenario. A mayor evolución del escenario, es decir, cuanto más nos alejamos en el tiempo, mayor dispersión de líneas. Es un ensemble meteorológico, el correspondiente al modelo de predicción norteamericano GFS, para la vertical de Córdoba en la salida de las 12Z del 29 de marzo. Con él los que nos dedicamos de una manera u otra a esto de la predicción del tiempo, sacamos una evaluación rápida y aproximada del estado de la atmósfera en el corto y medio plazo. De él extraemos situaciones de lluvia, de estabilidad, grandes entradas frías o entradas de calor.

Quédense con el cambio de uniformidad en las líneas que se observa a partir de la fecha 03/04 del eje horizontal. Hasta dicho día, casi todas las líneas convergen, permitiendo dibujar un escenario único altamente probable, a 4 días vista. Desde entonces la dispersión estadística se hace dueña del gráfico, empezando a dibujar una simple tendencia meteorológica, pero de escaso valor predictivo. ¿A dónde vamos con esta retahíla? a intentar explicar el porqué de lo temerario de dar predicciones a medio plazo, es decir, a más de 72 horas.

Desde hará una semana, convergen dos o tres mundos en esto de la buenaventura del tiempo, a saber, los que más o menos se dedican a esto, bien en su parte predictora o bien en la parte comunicativa, la gente del turismo, que en este país representa un pico del PIB, y los que formando parte integrante o meramente expectante llenarán las calles desde el ámbito cofrade. Llega la época más temida, aunque también más divertida, para los predictores del tiempo en Andalucía. Y es aquí cuando además de a la normal angustia cofrade por tener un buen pronóstico meteorológico, se le une la creciente proliferación de informaciones a largo plazo de nulo valor predictivo.

Los culpables, en buena medida, los automáticos de numerosas web especializadas, que aún partiendo de bases de análisis matemáticas de probabilidad, aún no integran la parte puramente interpretativa de la evolución de la atmósfera. Sigan un consejo, rehúsen mirar el dibujo que marque el Domingo de Ramos hasta el miércoles de la próxima semana, y aún así, consulten la tipología del episodio.

Dicho esto ¿qué vemos desde el Colectivo Meteofreak? Si bien es cierto que la tendencia para los próximos 10 días parece bastante estable con la dorsal anticiclónica asentada sobre la Península, y salpicada en todo caso por la presencia de alguna nube la tarde del próximo viernes, lo que ocurra más allá aún es terreno de la ciencia-ficción. Es tiempo de calentamiento en el Hemisferio Norte, lo que siempre causa desajustes en la aún muy fría masa polar ártica, que suelen tener desgajes hasta latitudes meriodionales, y que son causantes en buena medida del cambiante tiempo primaveral.

Hasta el momento lo que han dibujado los modelos, más allá de lo probabilísticamente certero, es cierta tendencia a la estabilización, al final de la primera mitad de abril, de las altas presiones en el entorno de las Islas Británicas, lo que facilitaría el descuelgue hasta latitudes peninsulares de las bajas atlánticas que tanto juego dan en abril. Pero lo dicho, eso aún, es ciencia ficción.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest