Leaderboard-01-post-Cirineo – Ortoespaña – Ortoespaña

Es un regreso al origen, una mirada al primero de los días. La ilusión del instante en el que todo comienza aflora. Vuelve el latido intenso de cada corazón en el momento en el que la narración añade otro capítulo. Es el otro inicio de una historia escrita con las letras de los sentimientos. Es una mirada brillante a quien guía los pasos en el camino. Cada día lo hace, pero muy especialmente cuando llega el Jueves Santo. Mucho más la tarde el tiempo parece detenerse en el Alpargate. Suena entonces esa Saeta que de un modo diferente también es desgarro. Las marchas se suceden en el lugar que es punto de partida y también de despedida, que nunca lo es definitiva. Suenan entonces trompetas, bombardinos o tambores. Siempre tras Él, aunque mucho más junto a Él. El Santísimo Cristo de Gracia ya recorre Córdoba y lo hace con la compañía de la agrupación a la que da nombre. Una formación que no olvida sus principios y conoce su presente. Es el relato musical de diez años de emociones.

La Agrupación Musical Santísimo Cristo de Gracia comienza a dejar atrás su primera década, un aniversario que celebró de manera especial el pasado sábado. Fue noche para el recuerdo en la parroquia de Santa María de Gracia y San Eulogio (Trinitarios); para hacer memoria pero también para grabar a fuego nuevas estampas vitales. Fue noche única para los componentes de la formación, que mostraron sus sentimientos a través de sus sones. No podía ser de otra forma. Porque ese día el conjunto realizó un triple estreno más que significativo. Los asistentes a la cita tuvieron ocasión de por vez primera escuchar tres composiciones nuevas en un amplio repertorio, propio también. Tres partituras que tienen esta vez una mayor carga emocional para la agrupación. No en vano, tratan de transmitir las sensaciones de sus integrantes en distintos momentos inolvidables.

Al origen del conjunto permite viajar Aquel día…, de los granadinos Felipe Trujillo Lira y Luis Márquez Salaverri. Una composición ésta que habla, a través de sus notas, del instante en que todo comienza. Un hecho y un estado emocional descrito desde el inicio de la obra. “Es una marcha que tiene un principio potente, que es como la ilusión que tuvimos el primer día, en la primera toma de contacto”, explica Manuel Roldán Roldán, director musical de la formación. Hace referencia a aquel 26 de septiembre de 2006 en el que tiene su punto de partida la Agrupación Musical Santísimo Cristo de Gracia, que en esta nueva pieza mantiene su sello. “Su estilo entra en el que nosotros estamos dando y de la línea que estamos cogiendo”, esto es una partitura en la que predominen “las dinámicas”. Con todo, Roldán destaca que lo esencial para transmitir es “la interpretación que se hace de la marcha”.

De un principio a otro, porque en la narración de sus diez años la Agrupación Musical Santísimo Cristo de Gracia tiene un capítulo no menos especial. Ése es el del otro día primero, el de la aparición tras el paso de su titular de la formación. Sucedió el Jueves Santo de 2008 y en un lugar concreto. Una y otra vez vuelve el conjunto a Alfaros, que señala en el callejero musical de Córdoba Alberto Gómez Ruiz. Él es el autor de una composición que rememora el instante en el que por vez primera el Crucificado contó con los sones propios del Alpargate. “Comienza con una introducción muy flamenca, a golpe de caja china, con la que queremos transmitir las catorce marchas interpretadas en la primera ocasión en la que tocamos al Cristo de Gracia”, expone Manuel Roldán Roldán. El director musical de la agrupación añade en su descripción sonora de esta marcha que “tiene parte de trombones que simboliza la parte interior de cada uno y transmite ese nerviosismo que te entra al ponerte detrás de tu Señor”. Precede esto a un solo de trompeta en una partitura que viene a continuar la línea identificativa de la banda.

Porque la formación del Alpargate mantiene en todo momento su sello, que es el de la fuerza instrumental y los cambios de ritmo. Un sonido que en cierto modo es distinto en el caso de la tercera marcha que estrenó el conjunto el pasado sábado. Se trata de A ti, Dios Padre, obra de José Manuel Mena Hervás. Si bien esta composición sigue la línea de estilo del resto de repertorio propio, con una característica intensidad musical, presenta una melodía más suave. “Es totalmente diferente”, señala en ese sentido Manuel Roldán Roldán. Las notas son más dulces en este caso, quizá no sólo porque ése es el signo en el trabajo de su autor sino también por lo que pretende transmitir la marcha. Esto no es otra cosa que “la elegancia del Cristo de Gracia en la calle cada Jueves Santo”, tal y como apunta el director musical de la agrupación.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest