Miembros de la plataforma, en una reciente protesta | MADERO CUBERO
Miembros de la plataforma, en una reciente protesta | MADERO CUBERO

Organizada por la plataforma ciudadana La Filmoteca se Queda en Medina y Corella, se celebró el jueves 16 de marzo, a las 19:30 y en la Sala Josefina Molina”de la propia Filmoteca, la mesa redonda titulada Reflexiones en torno a la Filmoteca de Andalucía.

Tras una breve presentación de Eduardo Latorre comenzó el turno de intervenciones Octavio Salazar, profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba, quien considera la Filmoteca “su segunda casa, uno de los espacios preferidos en su mapa emocional, un lugar de cine en el que ha podido disfrutar tanto él como el alumnado de su facultad.” En calidad de ciudadano primero, pero también como docente universitario y como investigador de cuanto concierne al derecho constitucional, citó Salazar el artículo 44 de la Constitución como base de su argumentación, ya que deben los poderes públicos “promover y tutelar la cultura y el acceso a la misma”.

Leaderboard-02-post-ciudadcultural – Periódica IMAE – IMAE

“Es este un principio orientador que bien podría convertirse en derecho fundamental”, señaló Salazar. Declaró que el cultivo de los hábitos culturales hasta convertirlos en costumbre “es uno de los instrumentos que mejor permiten el ejercicio de los derechos y libertades. Es responsabilidad de los poderes públicos promover tanto la educación como la cultura, y la Filmoteca es un espacio que genera conciencia ciudadana, es un espacio público que nos permite definirnos e identificarnos también en lo colectivo”.

Por su parte, Juana Pérez apoyó decididamente a la plataforma La Filmoteca se Queda en Medina y Corella desde la perspectiva social, como presidenta del Consejo de Distrito Centro y miembro de la asociación vecinal La Axerquía. Afirmó que los cambios en el casco histórico en los últimos 20 años, “no son siempre para mejor, han propiciado el abandono de esta zona por parte de mucha gente a la que le hubiera gustado haber seguido disfrutando de este espacio privilegiado”. La “excesiva” comercialización de este entorno “apenas deja cabida para otra cosa que no sea lo puramente mercantil”. Por último, Pérez criticó “la conversión del casco en un cuadro, en un decorado magnífico pero sin vida real, es un riesgo que no podemos seguir corriendo. De aquí que la Filmoteca, las proyecciones veraniegas en la ermita de la Aurora, las de Cine Cercano y otras merezcan todo el apoyo”.

Cristina Bendala, arquitecta y miembro de la plataforma convocante, confesó que le causa “asombro la escasa y nefasta política cultural en términos generales”. La prioridad que los responsables políticos dan a lo puntual y grandioso contrasta con el abandono del día a día cultural. En su opinión, “instrumentalizar la Filmoteca y trasladar una parte de la misma al C3A (Centro de Creación Contemporánea de Andalucía) es un claro ejemplo de ello”. La defensa del cine “como acto sociocultural, la manera de ver cine que la Filmoteca impulsa es, a su entender, de primera necesidad hoy cuando tantos enclaves culturales se ven amenazados por la invasión de lo puramente comercial o de la artesanía industrial”, añadió. Sobre todo en el casco antiguo, “que en ningún caso debería convertirse en un parque temático”, terminó.

José María Báez, creador plástico y escritor, y miembro de la plataforma, destacó como uno de los logros más importantes de cualquier proyecto cultural, y la Filmoteca lo ha conseguido, “la fidelización” de un público gracias, sobre todo, a ser “sinónimo de garantía de calidad en sus propuestas”. La ubicación del C3A –en su momento más justificable, dada su cercanía al soñado Palacio de Congresos que nunca fue– queda para él “bastante alejada y periférica; supone, entre otras cosas, una ruptura psicológica con el actual espacio de Medina y Corella”. Incidió en que el C3A es un espacio “sin flexibilidad e inadecuado para albergar la Filmoteca, por lo que el traslado es una gran incongruencia de quien toma la decisión, la Delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, que, por motivos obvios, debería conocer la ciudad y mostrar mucha mayor sensibilidad cultural”.

En el coloquio que siguió a la intervención de los ponentes, los asistentes al acto manifestaron que la parte de la Filmoteca trasladada al C3A “está más bien abandonada”; que la Filmoteca es “una red de actividades a preservar, que no debe quedar limitada a una sala de proyecciones, pues el aspecto colectivo de su actividad es clave, es mucho más que la cultura como entretenimiento”. También se solicitó que “finalicen las incertidumbres” sobre el futuro de la Filmoteca, ya que “no hay que desmantelar sino potenciar y mejorar las posibles carencias de Medina y Corella, que es el lugar adecuado para la institución”. Al tiempo que subrayaron que sobran proyectos faraónicos, sin planificación ni contenido, carentes de una dirección apropiada.

Asimismo, se reclamó también la participación de la ciudadanía en todas las fases de los proyectos públicos, en este caso culturales, dado que “es vital para evitar despropósitos y desmontar falsos argumentos en la toma de decisiones que afectan a todos”. En el transcurso del coloquio se echó, igualmente, “en falta” el apoyo decidido y claro de instituciones como la Universidad y el Ayuntamiento, cuyo silencio, se dijo, “es cómplice”.

Finalmente, la plataforma La Filmoteca se Queda en Medina y Corella sostuvo que siguen siendo objetivos de la misma el no cejar en su empeño de mantener y mejorar la Filmoteca de Andalucía, además de recuperar todo lo trasladado al C3A y restituirlo al edificio de Medina y Corella, para el que se solicitó una mayor dotación presupuestaria y la recuperación de todo el patrimonio fílmico andaluz posible.

3 comentarios

  • Hola, guest
  • Es la asignatura pendiente, la participación de los usuarios de la Filmoteca. El sistema actual está montado sobre la falta de participación de los usuarios. Es necesario un Patronato de la Filmoteca de Andalucia donde los usuarios puedan influir sobre la Gestión futura de este centro
  • Aquí se da una de las claves de lo que está sucediendo en la ciudad: “la conversión del casco en un cuadro, en un decorado magnífico pero sin vida real". Córdoba se está convirtiendo en un decorado de cartón piedra para la celebración de un turismo que masifica y no aporta riqueza. Nos estamos convirtiendo en sede de numerosas despedidas de solterx, los patios masificados y sobreexplotados, veladores y letreros cutres por todo el casco histórico. masificación sin control... y mientras, el Palacio de Congresos cerrado y el casco histórico sin vida cultural. La explotación turística de la ciudad que hace este ayuntamiento, sin plan alguno y vendiendo el patrimonio al por mayor no es lo que esperábamos. Arruina la vida de la población local y genera una imagen muy alejada de una ciudad patrimonial.