Imagen de un partido de uno de los equipos del CD Juanín y Diego | TONI BLANCO
Imagen de un partido de uno de los equipos del CD Juanín y Diego | TONI BLANCO

El fútbol sigue luchando contra la lacra de la violencia, que en un lamentable vaivén pasa del césped a las gradas. El descenso de episodios entre jugadores y árbitros en el campo, donde están dando fruto las campañas de sensibilización, está teniendo un triste contrapunto con el aumento de fricciones en el sector ocupado por el público. Que está compuesto, prácticamente en su totalidad, por los familiares de los jugadores.

Uno de los clubes clásicos del fútbol formativo local, el Club Deportivo Juanín y Diego, se ha visto salpicado por estos incidentes y ha decidido tomar medidas. La entidad que preside el ex cordobesista Diego Moreno -fundador del club a mediados de los 80 junto al mítico Juanín, el mejor de la historia blanquiverde-, ha hecho público un comunicado en el que expresa su pesar por los tristes acontecimientos y explica que pondrá en marcha una medida drástica: grabar imágenes para hacer responsables directos de los altercados a quienes los provocan, ya que las consecuencias -sanciones económicas y deportivas- van directas al club.

Leaderboard-02-post-deportes – Nueva Orleans – Mc Donalds

Bajo el título “No a la violencia”, el CD Juanín y Diego explica que “debido a los acontecimientos acaecidos esta semana con uno de nuestros técnicos, nos vemos en la obligación de tener mano dura con aquellos padres o madres cuyo comportamiento está siendo inapropiado con los entrenadores/monitores de sus hijos, árbitros, espectadores o club rival”. Los rectores del club instan a “transformar los insultos en palabras de ánimo y motivación hacia los niños”.

La directiva explica que “hace ya tiempo que el club viene recibiendo sanciones económicas que ha de pagar a la Federación por el comportamiento inapropiado y fuera de lugar de algunos padres y madres”. Por esta razón , “y con el único objetivo de contribuir al bienestar y a la seguridad de los niños”, el club va a “proceder a la grabación de todas aquellas actitudes impropias que pongan en riesgo dicho bienestar y seguridad, con el objetivo de responsabilizar directamente a las personas implicadas, con la consecuente repercusión económica y posible expulsión del club”.

 

 

Un comentario

  • Hola, guest