El Tesoro de Córdoba, expuesto en el British Museum.
El Tesoro de Córdoba, expuesto en el British Museum.

Si hay un museo polémico en el mundo, por la procedencia de sus piezas, es el British Museum de Londres, la capital del Reino Unido. Sus paredes muestran desde finales del siglo XIX hallazgos increíbles de la arqueología mundial y también piezas únicas que no es que se hallaran sino que simplemente llegaron a Londres vía coleccionistas privados. En el British se muestran desde hace un siglo los frisos del Partenón de Atenas, que el gobierno de Grecia lleva décadas reclamando, la famosa piedra Rosetta con la que se descubrió la escritura jeroglífica o puertas enteras de ciudades asirias. También, en una sala, destaca una exposición llamada, directamente, “el Tesoro de Córdoba”.

En la segunda planta del British Museum, el Tesoro de Córdoba se muestra entre las salas dedicadas a la antigua Roma y a la cultura celta. En la zona se encuentra una muestra de antiguas piezas previas a la dominación romana del continente europea, huellas de las civilizaciones posteriormente sometidas, conquistadas o asimiladas por la República, primero, y el imperio, después.

Leaderboard-02-post-cultura – Otoño 2017 – IMAE

El Tesoro de Córdoba, todo de plata, está formado por un cuenco, cinco brazaletes, un torques, un colgante, 82 denarios ibéricos y 235 romanos fechados entre los años 104 y 103 antes de Cristo. Es decir, poco después de la fundación de la ciudad romana de Córdoba y más o menos durante la convivencia entre esta y la turdetana, en la conocida como Colina de los Quemados, hoy Parque Cruz Conde. Su valor es incalculable y expone una clara muestra de cómo era la cultura ibera (con su propia moneda y escritura) antes de la llegada de los romanos al Valle del Guadalquivir.

Monedas, argollas y brazaletes, procedentes del Molino del Marrubial.
Monedas, argollas y brazaletes, procedentes del Molino del Marrubial.

Pero, ¿qué hace en Londres? Y, sobre todo, ¿desde cuándo?

El British Museum, el segundo más visitado del mundo, no suele dar muchas pistas de cómo han llegado a sus fondos más de ocho millones de piezas, de las que expone apenas 50.000. De hecho, en la sala en la que expone los frisos del Partenón explica por qué es mejor que estén allí y no en Grecia. Sobre el Tesoro de Córdoba no da muchas pistas más allá de la fecha de su hallazgo (1915) y que procede de los fondos del coleccionista de antigüedades Walter Hildburgh. También que fue encontrado en una zona conocida como Molino del Marrubial y que es propiedad del museo desde el año 1932.

Buceando en la hemeroteca nacional, es imposible encontrar noticia alguna sobre el hallazgo de tal tesoro. La primera referencia escrita es del año 1922 y está firmada por el propio Hildburgh, siete años después del hallazgo, en una monografía que se conserva en los legajos de la Universidad de Cambridge, en su revista de Arqueología. Ahí, el coleccionista asegura que el tesoro fue encontrado en el fondo de un pozo de una antigua almazara localizada justo enfrente del cuartel de Caballería (la actual sede de la Biblioteca Central), y que la plata hallada estaba en muy mal estado.

Estudios posteriores que hacen referencia al hallazgo fechan las monedas en el siglo I antes de Cristo. Otros apuntan a que el Tesoro fue enterrado. Ya en los años treinta muchos arqueólogos se inclinaban por la tesis de que se trataba de un platero, que ya había fundido joyas, que tenía plata romana y que iba a fundir el dinero ibero que ya estaba fuera de circulación. Todo es una hipótesis, obviamente, que acepta el propio British, que lo detalla en el expositor.

Pero, ¿quién descubrió ese tesoro? ¿Y cómo llegó a manos de Hildburgh? De momento, es un misterio. Ni el British Museum ni la escasa bibliografía al respecto arrojan luz sobre una plata forjada en Córdoba hace más de dos milenios que hoy es contemplada por los ojos de los millones de turistas que visitan este espacio londinense.

Hoy, estas joyas de la protohistoria cordobesa siguen siendo objeto de estudio. De hecho, actualmente una parte del tesoro cordobés está fuera de la vista de los turistas y en estudio por los arqueólogos e historiadores del museo londinense. ¿Será para saber cómo llegó a Londres sin pasar previamente por el Museo Arqueológico de Córdoba, que está en funcionamiento desde el año 1868?

El British Museum es el segundo más visitado del mundo.
El British Museum es el segundo más visitado del mundo.

Un comentario

  • Hola, guest