“Amor para todos, odio para nadie”. Esa es la leyenda que preside la entrada de la mezquita de Pedro Abad, convertida ya en un símbolo al paso de la autovía A-4 a la altura del municipio perabeño y, sin embargo y pese a su cercanía, desconocida realmente para muchos.

La mezquita de Pedro Abad -perteneciente a la comunidad Ahmadía originaria de Pakistán que se instaló en España en 1946-, fue el primer templo musulmán que se construyó en nuestro país después de más de 700 años. Inaugurada en septiembre de 1982, el edificio es obra del arquitecto cordobés José Luis Lope y López de Rego que la levantó bajo un estilo islamo-indú, con dos característicos minaretes en su muro frontal que le otorgan su imagen singular.

Centro de la comunidad Ahmadía en España y lugar de celebración de su asamblea anual – la ‘Jalsa Salana’- el edificio tiene su epicentro en las salas de rezos: una para los varones y otra para las mujeres. Como es costumbre, cinco veces al día el imán de la mezquita realiza la llamada al rezo, al que acuden los fieles y donde también se leen suras del Corán, dirigiéndose siempre en dirección a La Meca. Cada viernes, incluso, escuchan el discurso que desde Londres pronuncia el Califa Supremo de la comunidad, seguido desde los distintos países donde están establecidos.

En el edificio, que cuenta con unos 500 metros cuadrados y alberga distintas estancias, hombres y mujeres realizan por separado sus actividades, siguiendo las normas musulmanas: desde reuniones al comedor y, por supuesto, el rezo. “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su Profeta”, es la leyenda que se puede leer en árabe en el frontal del mihrab, donde esta comunidad musulmana predica el Islam haciendo hincapié en que es una religión de paz.

Una de las joyas de esta mezquita es, sin duda, su biblioteca. Abierta a cualquier persona, alberga ejemplares del Corán en más de 60 idiomas, además de otros libros sobre la historia del Islam y de la comunidad Ahmadía. Y ésta es, además, una de las estancias más visitadas del edificio. A ella llegan los fieles musulmanes de la comunidad de todo el país que suman unas 500 personas que se reúnen al menos una vez al año. Pero, además, la mezquita es visita por turistas: en grupos que llegan en autocar y realizan paradas allí para cumplir con su hora del rezo, en visitas particulares de musulmanes y también, de curiosos que se sienten atraídos por el edifico y quieren verlo de cerca. Y, de igual manera, la comunidad recibe la visita de escolares desde sus centros educativos para conocer este edificio con historia.

Como espectadores privilegiados de todo ello, los vecinos de Pedro Abad. Allí, seis familias pertenecen a la comunidad Ahmadía, vecinos integrados desde hace años en la vida del pueblo, donde ya han nacido y estudiado sus hijos. Incluso, el anterior imán de la mezquita está enterrado en el cementerio del municipio, muestra de la relación estrecha que los fieles de esta mezquita mantienen con la localidad, en la que ya hace 34 años decidieron asentarse.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest