El rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, ha iniciado el curso 2016-17 con un discurso en el que repasa los retos a los que se enfrenta la UCO. Villamandos ha subrayado que todos ellos están ligados a la situación de incertidumbre política del Gobierno central, en funciones desde diciembre del año pasado.

“Es inevitable sentirnos afectados por el contexto de indefinición política que a nivel estatal nos atenaza desde hace ya nueve meses, y que afecta a planes y presupuestos de todo tipo de administraciones, gestionadas por diversos colores políticos. El perjuicio es para todos”, ha señalado el rector. “Desde la cuna de la generación del conocimiento, desde la génesis del pensamiento crítico que es la Universidad, creemos firmemente que desde la responsabilidad siempre se pueden buscar aunque sean mínimos puntos de encuentro que desarrollar para que la voluntad de todos se traduzca en acciones compartidas. La política no es torcer el brazo del otro. Es buscar el máximo acuerdo posible. Y siempre debería ser posible”, ha proseguido.

Un claro ejemplo de la necesidad de acuerdos es, según el rector, “la situación creada en torno a la reválida de Bachillerato y el acceso a la universidad, solucionado para este año en Andalucía con el reciente acuerdo entre las Consejerías de Educación y Economía y Conocimiento con las universidades, en el que se reconoce el papel que deben jugar éstas en el diseño de las pruebas como receptoras de la mayor parte de estos estudiantes, evitando así vernos abocados a establecer pruebas independientes que nadie desea, y fortaleciendo el Distrito Único Andaluz”.

Pero la situación no está resuelta para próximos cursos, recuerda Gómez Villamandos, y “sigue generando incertidumbre en la sociedad y en el sistema educativo en su conjunto, poniendo de manifiesto, una vez más, la imperiosa necesidad de un Pacto de Estado para la Educación”.

Por su parte, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha señalado también que Andalucía “ha mantenido una oferta estable y sostenible de títulos académicos, que ofrecen una formación avanzada, con más de 400 grados, más de 500 másteres y 140 programas de doctorado en todo el territorio”. A ello se han sumado los esfuerzos “por dar a los estudiantes y a sus familias certidumbre, con decisiones como mantener el distrito único andaluz y la prueba de acceso a la Universidad”.

Esto, ha añadido, “ha sido posible gracias al modelo de diálogo que mantienen el Gobierno andaluz y las universidades, sustentado en la autonomía universitaria, un valor que, lejos de lo que algunos puedan pensar, es un ejemplo de funcionamiento que fortalece”. En el caso de la Universidad de Córdoba, Ramírez de Arellano ha puesto en valor que “se ha caracterizado por su apuesta por la especialización y el liderazgo científico en proyectos como el Campus Cia3”.

La UCO inicia el curso con 17.600 alumnos y 1.360 profesores, que impartirán 43 titulaciones de Grado, 36 másteres oficiales y 11 programas de doctorado. En investigación, cuenta con más de 206 grupos y forma parte del Campus de Excelencia Internacional Ceia3.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest