Leaderboard-01-post-cultura – Cines de Verano – Esplendor Cinemas
Concierto en el Festival Internacional de Música Sefardí
Concierto en el Festival Internacional de Música Sefardí
El partido en el cogobierno anuncia una moción en el Pleno para que el Ayuntamiento no colabore con Israel para romper la opresión de los palestinos

Izquierda Unida va a presentar una moción en el Pleno del Ayuntamiento que puede tener consecuencias en parte de la programación cultural municipal, sobre todo la ligada al mundo hebreo y su herencia en Córdoba. La propuesta que anunció ayer el grupo municipal llama a sumarse a una campaña internacional denominada BDS para boicotear comercialmente y culturalmente al Estado de Israel impidiendo la importación de productos, evitando las inversiones allí y cortando los vínculos de colaboración. La concejal Amparo Pernichi reconoció que toda la programación municipal ligada al mudo hebreo, como el Festival de Música Sefardí o la celebración del aniversario de la Sinagoga “habría que repensarlo, claro”. En el cogobierno, IU no tiene competencias en Cultura.

“Lo que hay que hacer es sentarse y repensar qué estamos haciendo y a quién estamos apoyando. Tampoco todo el mundo judío es sionista”. El anterior equipo de Gobierno, liderado por el PP, trató de captar el turismo israelí y de confesión judía, planteando incluso habilitar la Sinagoga de Córdoba para la celebración de bodas. “Yo creo que hay cosas que están por encima de cualquier interés económico; hay cosas que hay que defender porque son derechos humanos que están muy perjudicados. Creo que hay que tomar medidas en ese sentido o por lo menos dar un paso adelante”, insistió la edil.

La moción es una iniciativa de carácter internacional que incluso se ha planteado en el Parlamento Europeo. El sentido de la misma asume que en Israel existe una situación de opresión del pueblo israelí sobre el palestino muy parecida al apartheid que se dio durante décadas en Sudáfrica de los blancos contra los negros. De esta forma, la campaña plantea un frente comercial, económico y cultural para forzar en Israel un cambio como el vivido en el país africano.

6 comentarios

  • Hola, guest
  • Visto así también deberíamos "repensar" la caseta de Izquierda Unida en la feria de Córdoba, en la que se hace apología de la dictadura cubana, y todos los cubanos ni son comunistas ni apoyan ni apoyan a esa dictadura del pleistoceno que oprime a su pueblo. PS. Me parece bien que se presione a Israel para que reconozca al Estado Palestino y se condenen sus acciones injustificables contra la población civil palestina, pero no comprendo que ello se vea reflejado en el veto cultural de la herencia cordobesa judía. IU es la mascarada del PCE, nostálgico de la URSS y debemos recordar que al margen del Holocausto causado por los nazis, los comunistas soviéticos son culpables de pogromos antijudíos.
  • Tanta incultura abruma y aturde. Es menester que se callen ya. Alejarnos de la cultura judía es el mejor mecanismo para olvidarnos de que existe Israel, con el régimen y el desacuerdo que sea el que se imprime allá. Nada tiene que ver un festival dedicado a una cultura que está en nuestras raíces, en nuestra historia, y a la que esta explosión de genialidad pretende dar la espalda en un arrebato de ingenio en forma de boicot. Y la Alcaldesa en Perú hablando de Córdoba y de la convivencia entre culturas, que pasean por las calles y se respetan todos sean de donde sean. JUAJUAJUA. A veces, pero solo a veces, cuando leo estas cosas, no solo me avergüenzo de ser de izquierdas, sino que me avergüenzo de ser de Córdoba. Lo digo con pena. Y me río, pero es para llorar.
  • Me pellizco y no me lo creo, pero sí, esto es lo que está pasando en Córdoba, en la ciudad que vivió la mejor interculturalidad que se pudiera dar entre los siglos X y XII. ¿Me pregunto que tendrá que ver un estado fundado en 1948 con la dulce música sefardí?, ¿que será lo próximo, prohibir la lectura de Maimónides o Spinoza? Me gustaría saber si Pernichi condena tambien a Hamás o lo considera un "movimiento de liberacion" como ETA.
  • Pernichi no habla de boicotear el Festival o la Sinagoga, habla de "repensar" la relación con ciertos eventos. El BDS solo aplica boicot a eventos que cuenten con financiación o espónsor oficial del estado de Israel. Si el Festival no cuenta con financiación israelí, y seguramente no cuenta con ella, no es motivo de boicot. Funciona exactamente como el boicot a Sudáfrica. Tampoco pongamos en boca de la concejala cosas que no ha dicho.