El equipo de Berges, con el apoyo de más de 3.500 incondicionales, vitoreado antes del acceder al estadio blaugrana

Lo nunca visto. Más de cuatro décadas de espera para disfrutar de una entrada. Pero no cualquier acceso, de la entrada de un equipo que hoy se parece más a un Primera división que al equipo de una zona de pronvincias. El Córdoba ha crecido sin jugar. La afición ha conseguido sorprender por trato, aguante y empuje a los lugareños.

“Que viene el Córdoba. ¡Menuda afición!”, manifestaba un guardia de seguridad en la puerta número tres del coliseo futbolístico. El equipo de Berges ha hecho su entrada en autobús a eso de las 20.05 horas en las dependencias del FC Barcelona. Aunque fugaz, ha sido una incorporación inolvidable.

Los jugadores, algunos grabando desde el interior del autobús, parecían tan emocionados como muchos de los seguidores que, desde Colón y hasta los aledaños del imponente estadio han aguardado para ver al conjunto de sus amores. Gestos de alegría. Mayores, medianos y pequeños.

“Córdoba, Córdoba, Córdoba…” Con cánticos, banderas al viento e incluso llantos. Con todos esos argumentos el convoy cordobesista se ha introducido con el objetivo de hacer soñar aún más a todos sus seguidores. La marea blanquiverde ha empujado antes del inicio a su equipo hasta el centro del mundo futbolero.

FOTO: GUAJI
FOTO: GUAJI

Un comentario

× Necesitas estar logueado para entrar en la conversación